Día Internacional de la Violencia Doméstica

DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

El 25 de Noviembre es el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, aprobado por la Asamblea General de la ONU (según la denominación aprobada el 17 de diciembre de 1999). Con este día se pretende expresar una explícita denuncia y condena de las diversas formas de violencia contra las mujeres que siguen instaladas en nuestra sociedad y que año, tras año, se cobran un elevado número de víctimas mortales.

Comisiones Obreras quiere significar

De la extensión y generalización del conflicto dan cuenta los reiterados informes oficiales de organismos públicos españoles, europeos e internacionales. La violencia se produce en todos los estratos sociales. afecta a mujeres de cualquier edad y profesión; y sus efectos negativos se trasladan de forma directa o indirecta a otros familiares.

La violencia contra las mujeres, y en particular la que se produce en el entorno familiar o de las relaciones de pareja, ha sido vista tradicionalmente como un problema privado, y esta visión la ha mantenido excluida hasta épocas muy recientes del debate público y de la acción política e institucional.

Pero la sociedad española se ha ido transformando sustancialmente desde el retorno de la democracia, y en estos últimos años, se ha alcanzado un clima de sensibilización social importante contra la violencia doméstica y otras formas de agresión contra las mujeres.

Este evidente avance social, convive no obstante, con un entorno de vida -desde el más próximo hasta el más alejado- donde el recurso a la violencia es una moneda habitual en el abordaje de conflictos de toda índole, y donde, con excesiva frecuencia, algunos responsables políticos o bien judiciales hacen manifestaciones del más rancio conservadurismo que pretenden "explicar" la violencia ejercida sobre las mujeres.

La violencia de género se nutre de las relaciones desiguales entre las personas de uno y otro sexo, por lo que es preciso promover un sistema de valores basado en la equidad y el respeto mutuo y no sobre la base de la desigualdad entre mujeres y hombres.

La Constitución Española de 1978, en varios de sus artículos recoge el derecho a la integridad física y psíquica de las personas. En su art. 10 ("La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de su personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y social"). Y en su art. 15, dice que "todas las personas tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral sin que, en ningún caso, puedan ser sometidas a tortura, ni pena o trato inhumano o degradante".

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador