Ministerio de Sanidad y Consumo
Logo Plan de Calidad para el SNS
Documentos

La central de esterilización es la unidad que recibe, acondiciona, procesa, controla y distribuye textiles, equipamiento biomédico e instrumental a otras unidades y servicios sanitarios, tanto hospitalarios como extrahospitalarios, con el fin de garantizar la seguridad biológica de estos productos para ser utilizados con el paciente (definición adaptada del Manual de la Organización Panamericana para la Salud). La central de esterilización también se define como una unidad de procesamiento de productos estériles, que comprende áreas definidas para recepcionar, descontaminar, lavar, desinfectar, esterilizar y almacenar productos estériles.

Atención primaria y los dispositivos de urgencia son recursos no específicos de atención al paciente con enfermedad cardiovascular, por lo que sus profesionales deben disponer de competencias para prestar asistencia al paciente con enfermedad cardíaca, incluyendo la prevención y el control de los factores de riesgo cardiovascular. Las unidades asistenciales del área del corazón (UAAC) son recursos especializados dedicados específicamente a atender a este grupo pacientes.

La unidad de dolor estaría incluida entre los documentos de estándares y recomendaciones relacionados con la atención al paciente crónico complejo, entre los que se encuentran los dedicados a la unidad de pacientes pluripatológicos y de cuidados paliativos. El dolor crónico representa un importante problema de salud pública, tanto por su elevada prevalencia como por su coste económico y social, que está relacionado con el envejecimiento de la población, existiendo asimismo un notable gradiente de género, pues afecta de forma más notable a las mujeres que a los hombres.

La Unidad de enfermería de hospitalización polivalente (UEH) de agudos se define como una organización de profesionales sanitarios que ofrece asistencia multidisciplinar en un espacio especifico del hospital, que cumple unos requisitos funcionales, estructurales y organizativos, de forma que garantiza las condiciones de seguridad, calidad y eficiencia adecuadas para atender a pacientes con procesos agudos o crónicos agudizados que , estando hospitalizados por procesos médicos o quirúrgicos, no requieren soporte respiratorio avanzado o básico ni soporte a uno o mas órganos o sistemas. El presente documento de estándares y recomendaciones no incluye a la unidad de enfermería en hospitales o unidades de recuperación funcional, o de media o larga estancia.

El documento de estándares y recomendaciones sobre la unidad de enfermería en hospitalización polivalente de agudos no tiene carácter normativo, en el sentido de establecer unos requisitos mínimos para la autorización de la apertura y/o el funcionamiento de estas unidades o su acreditación y aborda esta unidad desde el punto de vista de los derechos y seguridad del paciente, estructura, organización y gestión de la unidad.

La Unidad de Cuidados Paliativos (UCP) se define como una organización de profesionales sanitarios, que ofrece atención multidisciplinaria de cuidados paliativos mediante un amplio espectro de modalidades de asistencia que incluye necesariamente la hospitalización en camas específicas.

La UCP debe cumplir unos requisitos funcionales, estructurales y organizativos, que garantizan las condiciones adecuadas de calidad, seguridad y eficiencia, para realizar esta actividad.

El objetivo de esta guía, que no tiene carácter normativo, es poner al servicio de las administraciones, gestores -públicos o privados- y profesionales del ámbito sanitario, criterios que permitan mejorar las condiciones de seguridad, calidad y prestación de servicios en este tipo de unidades, atendiendo a aspectos clave como: la seguridad y derechos del paciente; la organización, gestión y estructura física de la unidad; los recursos materiales y humanos de los que debe disponer; así como al nivel de calidad asistencial de las Unidades de Cuidados Paliativos.

El parto es la causa más frecuente de ingreso en los hospitales españoles. Los 463.249 partos registrados en 2005 en España, representan el 9,1% de las altas hospitalarias. En 2008, la dotación de paritorios en los hospitales españoles era de 742, lo que supone disponer de 1,6 por cada mil partos.

La atención hospitalaria al parto se articula alrededor de la maternidad hospitalaria que se define, desde el punto de vista estructural y organizativo, como el espacio en el que se ofrece asistencia multidisciplinar a la mujer, al recién nacido y a la familia en el parto y nacimiento, con locales, instalaciones y equipamiento necesarios para la actividad estimada, por parte del equipo multiprofesional, garantizando las condiciones adecuadas de seguridad, calidad y eficiencia, para realizar la actividad.

Este documento recoge recomendaciones sobre derechos y seguridad del paciente quirúrgico, criterios organizativos y de gestión de la maternidad hospitalaria, elaboradas desde la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud con el apoyo de expertos vinculados con asociaciones científicas y al Sistema Nacional de Salud, y en el marco establecido a través de la estrategia del parto normal aprobada en 2007. Estas recomendaciones no tienen carácter normativo y su objetivo es poner a disposición de las administraciones públicas sanitarias, gestores, públicos y privados, y profesionales, todos aquellos elementos que contribuyen a la mejora en las condiciones de seguridad y calidad de la maternidad hospitalaria.

La cirugía es la única razón de admisión para muchos pacientes que ingresan en el hospital. Durante 2005 se realizaron 4.221.922 actos quirúrgicos en los hospitales españoles. En 2005, la frecuentación quirúrgica en España fue de 95,7 intervenciones por mil habitantes. La dotación de quirófanos es en España de 84 quirófanos por millón de habitantes. En el conjunto del estado existe una dotación de 3.686 quirófanos.

El bloque quirúrgico se define, desde el punto de vista estructural y organizativo, como el espacio en el que se agrupan todos los quirófanos, con los locales de apoyo, instalaciones y equipamiento necesarios para realizar los procedimientos quirúrgicos previstos, por parte del equipo multiprofesional que ofrece asistencia multidisciplinar, que garantiza las condiciones adecuadas de seguridad, calidad y eficiencia, para realizar la actividad quirúrgica.

Este documento recoge recomendaciones sobre derechos y seguridad del paciente quirúrgico, criterios organizativos y de gestión del bloque quirúrgico, elaboradas desde la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud con el apoyo de expertos vinculados con asociaciones científicas y al Sistema Nacional de Salud. Estas recomendaciones no tienen carácter normativo y su objetivo es poner a disposición de las administraciones públicas sanitarias, gestores, públicos y privados, y profesionales, todos aquellos elementos que contribuyen a la mejora en las condiciones de seguridad y calidad de la actividad quirúrgica.

El progresivo envejecimiento de la población española se acompaña de una elevada prevalencia de personas, algunas de ellas frágiles, con dos o más enfermedades crónicas. Estos pacientes utilizan muchos recursos sanitarios y sociales y resulta necesario mejorar la calidad de su atención y la eficiencia en el manejo de los dispositivos existentes. En el entorno hospitalario, los criterios de pluripatología permiten identificar a una población de mayor edad, mayor limitación funcional, mayor mortalidad y mayor consumo de recursos.

La unidad de pacientes pluripatológicos se define como una organización de profesionales sanitarios que ofrecen asistencia multidisciplinar en diferentes modalidades asistenciales a pacientes frágiles con pluripatología, que disponen de locales, con las instalaciones y equipamiento necesarios para la actividad estimada, garantizando las condiciones adecuadas de seguridad, calidad y eficiencia, para realizar la actividad.

Este documento recoge recomendaciones sobre derechos y seguridad del paciente, criterios organizativos y de gestión de unidad de pluripatológicos elaboradas desde la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud con el apoyo de expertos vinculados con asociaciones científicas y al Sistema Nacional de Salud. Estas recomendaciones no tienen carácter normativo y su objetivo es poner a disposición de las administraciones públicas sanitarias, gestores, públicos y privados, y profesionales, todos aquellos elementos que contribuyen a la mejora en las condiciones de seguridad y calidad de la atención de los pacientes pluripatológicos.

La Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), ha publicado y difunde a través de la página Web del Ministerio de Sanidad y Consumo, el documento de la Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA): Estándares y Recomendaciones.

Este documento se ha elaborado con la participación de expertos representantes de las asociaciones profesionales más estrechamente vinculadas a esta unidad (Asociación Española de Cirugía Mayor Ambulatoria, la Asociación Española de Cirujanos, la Asociación Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor y la Asociación Española de Oftalmología) así como otros profesionales sanitarios destacados por su experiencia y conocimiento en el ámbito del documento.

El objetivo de esta guía, que no tiene carácter normativo, es poner al servicio de las administraciones, gestores -públicos o privados- y profesionales del ámbito sanitario, criterios que permitan mejorar las condiciones de seguridad, calidad y prestación de servicios en este tipo de unidades, atendiendo a aspectos clave como: la seguridad y derechos del paciente; la organización, gestión y estructura física de la unidad; los recursos materiales y humanos de los que debe disponer; así como al nivel de calidad asistencial de las Unidades de CMA.

Se entiende como “Hospitalización de Día” (HdD) la asistencia en el hospital durante unas horas, ya sea para diagnósticos, investigaciones clínicas y/o exploraciones múltiples, así como para tratamientos que no pueden hacerse en la consulta externa, pero que no justifican la estancia completa en hospital.

Este documento se ha elaborado con la participación de expertos representantes de las asociaciones profesionales más estrechamente vinculadas a esta unidad (Sociedad Española de Enfermería Oncológica, la Sociedad Española de Oncología Médica, la Asociación Española de Hematología y Hemoterapia, y la Sociedad Española de Medicina Interna) así como otros profesionales sanitarios destacados por su experiencia y conocimiento en el ámbito del documento.

El objetivo de esta guía, que no tiene carácter normativo, es poner al servicio de las administraciones, gestores -públicos o privados- y profesionales del ámbito sanitario, criterios que permitan mejorar las condiciones de seguridad, calidad y prestación de servicios en este tipo de unidades, atendiendo a aspectos clave como: la seguridad y derechos del paciente; la organización, gestión y estructura física de la unidad; los recursos materiales y humanos de los que debe disponer; así como al nivel de calidad asistencial de las Unidades de HdD.

Este documento recoge las recomendaciones de calidad sobre «Unidades asistenciales del área del cáncer. Estándares y recomendaciones de calidad y seguridad», elaboradas por un grupo de expertos en el marco de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación.

Estas recomendaciones no tienen carácter normativo y su objeto es poner a disposición de las administraciones públicas sanitarias, gestores públicos y privados, y profesionales, todos aquellos elementos que contribuyen a la mejora en las condiciones de seguridad y calidad de la Unidad asistencial del área del cáncer.

 

Aviso legal | Accesibilidad

© Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad