Marco de la Unión Europea

En España la política de inclusión social y de la lucha contra la pobreza es una competencia nacional, pero como miembro de la Unión Europea su acción se ve complementada y apoyada por la Comisión Europea, que coordina y supervisa las políticas nacionales y promueve el intercambio de buenas prácticas en las áreas de empleo, pensiones y lucha contra la pobreza e inclusión social. 

El instrumento de coordinación política entre la UE y sus estados miembros es el llamado método abierto de coordinación para la protección social y la inclusión social (MAC Social), que consta de unos objetivos comunes y unos indicadores comunes para evaluar la eficacia de las políticas para cumplir los objetivos, además de un análisis conjunto UE-estados miembros de las políticas nacionales, la determinación y difusión de buenas prácticas nacionales y el aprendizaje mutuo. 

La Estrategia de crecimiento y empleo de la Unión Europea para una década “Europa 2020” incluye ámbitos políticos como el empleo, la educación, la energía y el cambio climático, la investigación, el I+D y la lucha contra la pobreza y la exclusión social. En éste último ámbito, la estrategia Europa 2020 supuso un gran avance en el área de la política social al contener entre sus cinco objetivos uno que no contemplaba la anterior Estrategia de Lisboa de 2010, el de reducir la pobreza y la exclusión social en la Unión Europea, en concreto conseguir que haya al menos 20 millones de personas menos en riesgo de pobreza y de exclusión social en 2020. 

La estrategia Europa 2020 se implementa a través de un ciclo organizativo anual llamado Semestre Europeo, durante el que las instituciones de la UE y los estados miembros ponen en común, respecto de los cinco objetivos de la estrategia, la situación de la UE y la situación de los estados miembros, las prioridades políticas para el año, las orientaciones políticas generales de las instituciones para los estados miembros y las recomendaciones específicas para cada uno de ellos. Todo este proceso tiene su reflejo en la producción de una serie de informes y programas, tanto de nivel nacional como de la UE, durante el primer semestre de cada año. 

En apoyo de la estrategia la Comisión Europea lanzó una serie de grandes iniciativas en torno a cada objetivo, entre las que es destacable la Plataforma Europea contra la Pobreza y la Exclusión Social, que reunía actuaciones a nivel de la UE para reforzar la acción nacional dirigida al cumplimiento del objetivo de reducción de la pobreza y la exclusión social. Una de estas actuaciones era la celebración anual de una Conferencia de nivel europeo que reunía a los actores más importantes de este ámbito político de todos los niveles, tanto europeo como nacional, regional y local, entre responsables políticos y altos funcionarios, parlamentarios, asociaciones de interesados y ONG nacionales y europeas, agentes sociales, expertos del mundo académico y, lo más importante, los propios afectados por la pobreza y la exclusión social, por sí mismos y a través de sus representantes. Se trata de la Convención Anual de la Plataforma Europea contra la Pobreza y la Exclusión Social. La Plataforma pasó a un segundo plano después de la revisión de la estrategia en 2015, pero la Conferencia anual se mantiene con el mismo formato y en 2016 se llamó Convención del Crecimiento Inclusivo. 

Uno de los informes nacionales más importantes de España, dentro del Semestre Europeo y de la estrategia Europa 2020, es el Programa Nacional de Reformas, donde se resumen todas las acciones políticas ejecutadas o previstas y las reformas que se compromete a hacer el país en el año, en relación con los objetivos de la estrategia y, entre ellos, sobre la reducción de la pobreza y la exclusión social. El Programa Nacional de Reformas lo presenta España ante la Comisión Europea cada año en el mes de abril. 

Durante la vigencia de la anterior estrategia de Lisboa, la coordinación política en la UE de la promoción de la inclusión social y la lucha contra la pobreza tenía como instrumento principal los Planes Nacionales de Acción para la Inclusión Social, donde resumía cada estado miembro sus políticas y acciones existentes y previstas para luchar contra la pobreza y la exclusión social durante un periodo plurianual. España hizo cinco Planes Nacionales de Acción para la Inclusión Social para los periodos 2001-2003, 2003-2005, 2005-2006, 2006-2008 y 2008-2010. Posteriormente, aprobada la nueva estrategia Europa 2020, España aprobó un nuevo Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social 2013-2016.