Campañas 2007- Prevención de accidentes infantiles.

LA SEGURIDAD INFANTIL: UN DERECHO

La Convención de las Naciones Unidas para los Derechos de la Infancia subraya la responsabilidad social de proteger a los niños y proveer los servicios y ayuda necesarios para ellos. Esto incluye a la causa principal de muerte e incapacidad en la infancia: las lesiones .

La Convención declara Archivo pdf.  Se abrirĂ¡ en una ventana nueva que los niños tienen el derecho a recibir los niveles más altos de atención y salud y el derecho a un ambiente seguro. Por lo tanto tenemos el deber de asegurar el derecho a la seguridad infantil por las siguientes razones:

- Los niños no tienen acceso a una información adecuada, no son capaces de entender todo el significado de esa información, aunque la hayan recibido, acerca de los productos que usan y del entorno en el que viven, juegan y se desplazan.

- Con frecuencia muchos de los ambientes en los cuales deben estar, como carreteras, escuelas, áreas de juego e incluso sus hogares, no han sido elegidos por ellos ni por sus padres. Las condiciones socio-económicas en las que viven determinan en gran parte es-tas opciones.

- Los niños y sus padres no pueden evaluar el peligro potencial de muchos productos de la tecnología moderna, especialmente los químicos.

Según la Organización Mundial de la Salud, casi 6 millones de personas murieron en el mundo a consecuencia de lesiones en el año 2002 y se cree que en el año 2020 serán 8.4 millones los fallecidos por esta causa, aumentando la gravedad de las lesiones en todas las poblaciones.

En la Unión Europea, aproximadamente 235.000 personas mueren cada año a causa de lesiones y muchas más sufren lesiones no mortales, con incapacidad permanente o temporal. Ante la importancia de este problema la Comisión Europea con fecha 23 de junio de 2006 ha emitido un comunicado al Parlamento Europeo y al Consejo con el objetivo de desarrollar un plan de acción para recudir la carga de enfermedad y muerte que este problema genera.

Los accidentes y lesiones constituyen la cuarta causa de fallecimientos en la U.E., matando cada año a 235.000 ciudadanos europeos. Cada año, más de 50 millones de ciudadanos deben recibir un tratamiento médico como consecuencia de una lesión y 6,8 millones de ellos son hospitalizados. Las lesiones son después de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades respiratorias la cuarta causa de muerte en los estados miembros. Los accidentes y las lesiones son la causa de casi siete millones de hospitalizaciones y del 20% de bajas por enfermedad, siendo los niños y los jóvenes los que en mayor número las sufren. Las lesiones involuntarias y voluntarias son consideradas como la principal causa de invalidez crónica entre los jóvenes, privándoles de un gran número de años de vida con buena salud.

La Comisión considera que respecto a las acciones para lograr una Europa más segura el hecho de la prevención de accidentes es una prioridad en los programas de acción de salud pública actuales y futuros, e invita a los Estados miembros a colaborar con la U.E. y dar prioridad a la prevención de accidentes dirigiendo campañas de información y realizando una recogida de datos.

El Plan de acción está dirigido a la seguridad de los niños, adolescentes y personas ancianas. También se centra en los usuarios más vulnerables de las carreteras (ciclistas, peatones y usuarios de transportes públicos…), apoyando así la política de seguridad vial llevada acabo por la Dirección General de Energía y de Transportes (DG TREN) de la Comisión europea. Por último el plan trata la prevención de lesiones deportivas, la auto mutilación (incluido el suicidio) y la violencia interpersonal (violencia doméstica, agresiones...).

Si nos referimos a la población infantil, el problema se agrava más todavía ya que las lesiones son la principal causa de muerte en la infancia en Europa y entre 1 y 14 años de vida ocurre una muerte por lesión en un ratio dos veces superior a la muerte por cáncer, u ocho veces las producidas por enfermedades respiratorias. Diversas investigaciones revelan que por cada muerte de un niño que se produce sólo por lesiones en áreas de juego o en el hogar, otros 160 ingresan en hospitales con una lesión traumática grave y otros 2000 niños son tratados en servicios de urgencias. Muchos miles son atendidos por sus pediatras o en centros de salud por lesiones menos graves.

La carga de la muerte por lesiones en la infancia se distribuye también a distintos niveles. Hay que considerar el impacto socioeconómico de la gestión y tratamiento de las lesiones, que en Europa representa más de cuatro veces el presupuesto total de la U.E... Con la muerte de un niño se pierden también a los más jóvenes de nuestra sociedad y a aquellos que tienen por delante mayor número de años para contribuir como individuos sanos y capaces, pero más importante todavía es que la muerte de un niño tiene efectos devastadores sobre su familia, destruyendo a veces la unidad familiar.

 

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador