Sustancias o preparados para el tratamiento de potabilización

Para el tratamiento de potabilización del agua o su desalación con fines de producir agua de consumo, se emplean diversos productos y sustancias químicas.

Sustancias o preparados para el tratamiento de potabilización

Su uso cada vez más extendido, ha motivado la necesidad de que se regule su utilización.

En España no existe un mecanismo de registro o sistema de aprobación específico para este tipo de sustancias. Sin embargo, se dispone de normativa específica que regula esta materia estableciendo diversos requisitos.

Estos requisitos se aplican tanto para sustancias o productos para el tratamiento de potabilización del agua de consumo, como para los empleados en la limpieza de superficies que vayan a estar en contacto con el mismo tipo de agua, como por ejemplo en la limpieza de depósitos o de redes de distribución.

De forma resumida son los siguientes:

1.- Cumplimiento del Real Decreto de agua de consumo.

La/s sustancia/s deben cumplir lo relativo a las sustancias para el tratamiento de agua de consumo según el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano Archivo pdf.  Se abrirĂ¡ en una ventana nueva , en particular los artículos 9 y 10.

2.- Cumplimiento de la Orden Ministerial SCO 3719/2005 Archivo pdf.  Se abrirĂ¡ en una ventana nueva , de 21 de noviembre sobre sustancias para el tratamiento del agua destinada a la producción de agua de consumo humano. (BOE 287 del 1/12/2005), que actualiza y complementa el RD 140/2003.

Concretamente, la citada Orden indica que únicamente se pueden emplear las sustancias enumeradas en su anexo. Esta “lista positiva de sustancias” amplía y sustituye al anexo II del RD 140/2003. Contiene las siguientes indicaciones para cada sustancia:

    • Nombre.
    • Requisitos de uso.
    • Norma UNE-EN.
    • Número de registro CAS.  
    • Funciones principales.

Como característica común de las sustancias contenidas en esta lista, cabe destacar que todas disponen de una norma UNE-EN específica como “sustancias para el tratamiento de agua destinada a consumo humano” que debe ser cumplida.

Las normas UNE-EN son la adopción de normas armonizadas europeas (Normas CEN, Comité Europeo de Normalización). Con ellas se establecen las características que debe tener cada sustancia, los límites de residuos o contaminantes, la dosificación recomendada, y los métodos normalizados para su análisis cualitativo y cuantitativo.

Desde el punto de vista de la salud, el cumplimiento de las normas UNE-EN, permite que las sustancias sean elaboradas conforme a determinados niveles de calidad controlada, y que se efectúen ensayos para asegurar que las principales impurezas o subproductos, estén dentro de un margen tolerable. Aunque no son muchos los requisitos de índole toxicológica, sí suponen un compromiso por parte del fabricante.

No obstante, para determinadas sustancias, las exigencias establecidas en la legislación pueden ser más estrictas que las indicadas en la norma. (Como por ejemplo, requisitos de uso como una menor dosificación).

De todo lo anterior se desprende que para que una sustancia pueda ser utilizada, previamente debe existir y cumplir su correspondiente norma UNE-EN, o bien contar con una norma CEN equivalente aprobada y en proceso de adopción como norma UNE-EN, dentro del grupo específico de “sustancias químicas para el tratamiento de agua destinada a consumo humano”.

La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), es responsable de la tramitación y publicación de las Normas UNE-EN, y coordina la adopción de las normas CEN en España. Para localizar una norma determinada, o para iniciar el procedimiento de proponer una nueva norma UNE-EN, es preciso ponerse en contacto con AENOR. Web: www.aenor.es Se abrirĂ¡ en una ventana nueva.

3.- Las sustancias deben cumplir la legislación que le sea de aplicación sobre biocidas, registro de productos químicos, etiquetado, etc, al margen de las consideraciones anteriores. Gran parte de esta legislación es transposición de la normativa Europea correspondiente.

Información sobre legislación de sustancias y preparados químicos en la Web del Ministerio Sanidad y Consumo:

http://www.msc.es/ciudadanos/saludAmbLaboral/prodQuimicos/home.htm

Debido a la particular organización territorial y política en España, las Comunidades Autónomas disponen de competencias en materia de vigilancia e inspección sanitaria, por lo que pueden establecer requisitos sanitarios adicionales para el uso de determinadas sustancias y productos (ej: determinados controles o restricciones). Por ese motivo, se sugiere a los fabricantes y distribuidores, que se pongan en contacto con las respectivas Consejerías de Sanidad donde prevean su distribución y empleo.

 

CENSOS DE SUSTANCIAS UTILIZADAS PARA EL TRATAMIENTO DE LAS AGUAS DE CONSUMO HUMANO

El Ministerio Sanidad y Consumo (MSC) durante el año 2003, realizó un censo de sustancias, con la finalidad de conocer cual era la situación en cuanto al tipo de productos, sustancias activas y empresas comercializadoras/fabricantes que distribuían y vendían en España únicamente a título informativo. Este requisito de informar al MSC para la creación del censo, se estableció legalmente a través de la disposición transitoria cuarta del RD 140/2003 y en la actualidad el plazo de remisión está terminado

Aunque la información obtenida fue útil y de gran interés para afrontar la planificación legislativa, ocasionalmente fue confundido con registro sanitario u homologación.

El Ministerio de Sanidad y Consumo no otorga ningún tipo de certificado sanitario, acreditación, ni homologación para las sustancias empleadas en el tratamiento del agua de consumo humano o para la limpieza de superficies.

 

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE SUSTANCIAS EMPLEADAS EN TRATAMIENTO DE POTABILIZACIÓN DEL AGUA DE CONSUMO HUMANO

¿Cómo cumplir con lo dispuesto en el punto 2 del artículo 9 del Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero?

Para demostrar el cumplimiento con la norma UNE-EN correspondiente, el Ministerio de Sanidad y Consumo recomienda dos posibles opciones:

  • El fabricante de las sustancias o preparados incluidos en el anexo II obtenga un certificado de cumplimiento de las normas UNE EN correspondientes, emitido por una entidad de certificación que esté acreditada por ENAC para tal efecto.

  • El fabricante de las sustancias o preparados incluidos en el anexo II obtenga un certificado de cumplimiento de las normas UNE EN correspondientes mediante un análisis de la composición de una muestra anual del producto o sustancia fabricada, emitido por un laboratorio que tenga el método de ensayo acreditado por la UNE EN ISO 17025.

En el caso de los envasadores y distribuidores, el Ministerio de Sanidad y Consumo recomienda que se sometan a la inspección de una entidad que esté acreditada para tales funciones por ENAC, sin perjuicio de las actividades de inspección y vigilancia de la autoridad sanitaria autonómica competente.

En todos los casos, el idioma del certificado, al menos debe ser en castellano.

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador