Consejos a los viajeros

Consejos a los viajeros

Las enfermedades respiratorias como los resfriados y la gripe están causadas por virus que infectan la nariz, la garganta y los pulmones. Estas enfermedades se propagan generalmente de una persona a otra cuando alguien que está infectado tose o estornuda.

Las medidas de prevención que se deben tener en cuenta son:

  • Fiebre > a 38ºC
  • Tos
  • Dificultad respiratoria
  • Otros síntomas como: dolores musculares, dolor de cabeza, dolor de garganta, rinorrea, malestar general, diarrea o vómitos.

Tenga en cuenta que en la mayor parte de los casos la gripe se cura sola, con las medidas habituales: beber líquidos en abundancia, (agua, zumos...), utilizar los antitérmicos y analgésicos habituales, como el paracetamol, y seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios hasta recuperarse.

Si usted notara alguno de los siguientes síntomas, póngase en contacto lo antes posibles con los servicios sanitarios:

• Dificultad para respirar.
• Sensación de falta de aire, ya sea en reposo o al hacer esfuerzos físicos.
• Dolor torácico.
• Esputo sanguinolento o de color anormal.
• Aspecto azulado o amoratado de piel y labios.
• Mareo o alteraciones de la conciencia.
• Fiebre elevada que persista por más de tres días
• Caída de la presión arterial.
• Empeoramiento repentino.
• Empeoramiento pasados ya 7 días de enfermedad.
• Otros síntomas diferentes de los habituales de la gripe.

En niños, signos que hay que vigilar son: respiración acelerada, dificultad para respirar, dificultad para despertarse, no tener ganas de jugar, erupciones en la piel, náuseas, irritabilidad extrema.

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador