Etapas de la tramitación en la adopción nacional

 

Para iniciar un expediente de adopción el interesado debe dirigirse a la Entidad Pública competente de su Comunidad Autónoma de residencia (Servicio de Protección de Menores de la ciudad donde resida) para formalizar el ofrecimiento para la adopción nacional a la que se acompañan los documentos básicos necesarios (Certificado de matrimonio en su caso, Certificado de antecedentes penales, Certificado médico, Certificado de ingresos económicos).

Una vez formalizado el ofrecimiento, el equipo multiprofesional del Servicio de Protección de Menores, realiza un Estudio Psicosocial de la persona/s que se ofrece para la adopción, que permite valorar la capacidad para adoptar y que resuelve sobre la idoneidad para el ejercicio de la patria potestad a estas personas.

Posteriormente la Entidad Pública acordará cuál es la familia más idónea para los menores que estén en situación de ser adoptados y, tras presentar la propuesta a la persona/s que se ofrece para la adopción, remitirá el expediente de propuesta previa de adopción al Juez competente adjuntando todos los documentos necesarios.

No se requerirá propuesta previa de la Entidad Pública, cuando en el menor que va a ser adoptado concurra alguna de las siguientes circunstancias:

El Juez dictará resolución de adopción creándose así entre adoptante/s y adoptado un vínculo de filiación idéntico al de los hijos por naturaleza, al mismo tiempo que se extinguen, salvo excepciones, los vínculos jurídicos entre el adoptado y su familia biológica. La adopción una vez constituida es irrevocable.

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador