Competencias de embajadas y consulados

Si se solicita la inscripción de la adopción en el Registro Civil Consular, el Encargado del Registro debe realizar un examen en profundidad del expediente para controlar la validez de la adopción internacional en España y por tanto su producción de efectos en Derecho español. (art. 27 de la Ley 54/2007 de Adopción Internacional).

El artículo 26 de la citada Ley establece como requisitos necesarios para que las adopciones internacionales puedan acceder al Registro Civil español los siguientes:

Según la doctrina de la Dirección General de los Registros y del Notariado, todos estos requisitos deben aplicarse, e interpretarse en todo caso, siempre con arreglo al principio del “interés superior de los menores”, tal y como prescribe el artículo 3, nº 1 de la Convención sobre los Derechos del Niño hecha en Nueva York el 20 de noviembre de 1989. En relación con el segundo de los requisitos, la Dirección General de los Registros y del Notariado precisa que el control de la Ley estatal “busca asegurar la continuidad de la adopción internacional entre el Estado de Origen y el Estado receptor. De este modo, la adopción válidamente constituida en un Estado extranjero (Estado de origen), será también considerada válida y eficaz en España (Estado receptor)”.

Se señala que las comprobaciones que debe realizar el Cónsul o Encargado de la Sección Consular son más sencillas y, hasta cierto punto automáticas, en el caso de que el país en el que se efectúa la adopción sea parte del Convenio de la Haya de 1993, relativo a la Protección del Niño y la Cooperación en materia de Adopción Internacional. En estos supuestos la Autoridad Central del país de constitución de la adopción deberá expedir una certificación en la que se indique que la adopción se ha constituido “conforme al Convenio”, tal y como establece el artículo 23 del citado Convenio. En los demás casos y en ausencia de Convenio bilateral en esta materia, el proceso de comprobación sobre los expedientes de adopción presentados debe ser más exhaustivo y meticuloso, especialmente si se trata de un país en el que la inseguridad jurídica es elevada.

Por lo que respecta a la expedición de visados de reagrupación familiar por adopción, según establece el Reglamento de la Ley Orgánica sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social (Reglamento de Extranjería), en su Artículo 39 b) final, “En el supuesto de hijos adoptivos deberá acreditarse que la resolución por la que se acordó la adopción reúne los elementos necesarios para producir efecto en España”.

Por su parte, el Artículo 43 del citado Reglamento, que especifica los documentos que deben acompañar la solicitud de visado en los casos de reagrupación familiar, precisa en su apartado 4:”Si los representantes de la Administración llegaran al convencimiento de que existen indicios suficientes para dudar de la identidad de las personas, de la validez de los documentos, o de la veracidad de los motivos alegados para solicitar el visado, se denegará su concesión de forma motivada…”

En consecuencia, el Cónsul, con carácter previo a la expedición de un visado a favor de un menor adoptado en el país de acreditación por nacionales españoles residentes en España, deberá comprobar que la adopción cumple los requisitos exigidos, tanto por la legislación española como por la legislación local, lo que, según el artículo 27 de la Ley de Adopción Internacional, posibilitará su posterior inscripción en el Registro Civil en España.

Fuente de esta información: Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares y Migratorios. Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador